Evangelios de Lindisfarne

El manuscrito se creó en Lindisfarne, en el condado de Northumberland en Inglaterra, a finales del siglo VII o principios del siglo VIII. Se le considera uno de los mejores ejemplos del arte religioso en Inglaterra, un estilo que combina temas anglo-sajones y celtas.

Se cree que los Evangelios de Lindisfarne son obra de un monje de nombre Eadfrith, que se convirtió en obispo de Lindisfarne en el año 698 y que murió en el 721. Los estudios actuales indican que se escribieron alrededor del año 715, en honor de San Cuthbert.

Los evangelios están ricamente ilustrados en estilo insular, y estaban originariamente encuadernados con piel muy fina cubierta con joyas y metales. La cubierta se realizó en el siglo VIII. Durante los ataques vikingos a Lindisfarne se perdió la cubierta original que se remplazó en 1852. El texto está escrito en escritura insular.

Los evangelios de Lindisfarne son unos manuscritos realizados en latín y coloreado, que contienen los evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan.

En el siglo XVII, sir Robert Cotton compró los evangelios al su anterior dueño, Robert Bowyer. La biblioteca de Cotton se trasladó al Museo Británico en el siglo XVIII y de ahí pasó a la Biblioteca británica en Londres. Existe una campaña en el noroeste de Inglaterra que reclama que los evangelios sean retornados a su lugar de origen.

Texto de: Wikipedia

(No está el evangelio completo, se trata de una selección de la British Library)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *