Gérard Trignac

Los grabados de Gérard Trignac (Burdeos, 1955) contienen abigarradas vistas de ciudades imposibles: templetes clásicos junto a chimeneas fabriles, acueductos semiderruidos perdidos entre una maraña de tuberías y raíles de tren, arcos de triunfo junto a desfiladeros de espanto, embarcaderos abandonados, terrazas y balaustradas absurdas. Son estampas que delatan sin sonrojo su filiación: la exquisitez técnica de Gustave Doré, la fantasía de las vedute y las carceri dePiranesi, o los sueños frondosos de Rodolphe Bresdin. El paisaje urbano como metáfora moral o existencial, y como expresión del estado de ánimo: no es casual que Trignac haya ilustrado Las ciudades invisibles de Italo Calvino. Ingeniería y arquitecturas de grandes aspiraciones, y sin embargo desiertas. Lugares remotos, en el espacio y en el tiempo. Estas imágenes, decadentes en el abandono, dramáticas en los poderosos contraluces, engrosan el cauce caprichoso y accidentado de un arroyo apartado que fluye remontando su curso.

Fuente y texto: Maquinaria de la nube

Más imágenes en la página oficial de Gérard Trignac

Les villes invisibles:

L´immortel:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *